carloslealjimenez

Y de pronto pasaron 20 años, y ni cuenta me di

Así me presentaba yo en la prehistoria (al menos para estándares de ahora), ¡gracias Rubén!

Así me presentaba yo en la prehistoria (al menos para estándares de ahora), ¡gracias Rubén!

Finales de agosto de 1996,  mientras que Monterrey estaba preparándose para celebrar 400 años de haber sido fundada y la internet apenas comenzaba a llegar a nuestras mortales vidas, yo emprendía una aventura profesional que continúa hasta este día: comenzaba mi carrera profesional como publicista, ésto gracias a la invitación de Rubén Treviño para incorporarme a su agencia, concretamente al área creativa. Y esto se dio después de que el buen Héctor Marroquín, un excelente amigo y colega mercadotecnista (y que en ese entonces era asociado de Rubén) le sugirió a Rubén que le echara un vistazo a mi CV, cosa que hizo “por encimita” ya que al ver que mi carrera profesional no era comunicación sino mercadotecnia no le tomó mucha importancia, “necesito un creativo, no un mercadólogo” diría en ese entonces Rubén, poniendo mi información curricular en el montón de CVs que llegaban a su agencia;  sí, literalmente, era uno más del montón.

Sin embargo, como soy medio terco cuando busco algo, volví a intentar ganarme un puesto dentro del universo publicitario regio, enviándole de nuevo mi información, pero esta vez no en un ordinario CV de dos hojas “bonitas pero aburridas”, sino a manera de un coco de agua en una caja de cartón Kraft (después le dedicaré otro post a esta peculiar historia); sí, un coco de esos que compras en el súpermercado, acompañado de mis aspiraciones y mis razones para luchar por hacerme de un lugar en el mercado de oferentes de ideas. Después de ello, me hablaron para una entrevista en la agencia y bueno, sin entrar en detalles, me dieron el puesto, iniciando un camino de rectas y curvas que cumple ya dos décadas y que en 1999 decidí seguir por mi cuenta para emprender el proyecto en el que al día de hoy me desempeño, Sr.Smith.

Estos veinte años he vivido muchas cosas, momentos amargos y otros muy dulces; he conocido valerosos clientes que me han confiado sus marcas y para las cuales he dejado un pedacito de mi (aunque a veces no quiera uno) y me han dado el combustible para crecer profesionalmente. Al mismo tiempo que aprendí que si bien “trabajo es trabajo”, este concepto no está peleado con el  “pásalo bien”; también supe que en el trabajo encuentras a personas invaluables que con el tiempo llamas amigos, aunque ya no colaboremos para efectos profesionales. Y como todo andar en la vida, desafortunadamente he tenido mis tropezones (a los cuales me gusta llamarles aprendizajes en lugar de errores) , dejando a un lado personas y momentos irrepetibles por dedicarle mi tiempo y energía a esta carrera y descuidando esas relaciones (desde el fondo de mi corazón, sorry a los afectados -ustedes saben quiénes son- IOU one!).

En fin, hoy cumplo 20 años con más arrugas, más ojeras y menos cabello, pero con la satisfacción profesional de saber que al menos hace dos décadas me armé de valor (¿o sería valemadrismo? ), lo intenté y creo que no le fallé tanto.

Muchísimas gracias a todos los que me han acompañado estos veinte años, aunque haya sido en un momento preciso (llevaría varias líneas de texto nombrarlos a todos), hoy brindo por ustedes, a ver cuanto tiempo más continuamos en este highway.

CLJ

 

Advertisements
This entry was published on August 29, 2016 at 5:29 pm. It’s filed under Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: